fotografía

Huellas de ladrillos

H  uellas de ladrillos es una recopilación de distintos espacios repartidos por toda la provincia de Cádiz que, por distintas circunstancias, han quedado abandonados y en el olvido por aquellos que lo frecuentaron. A pesar de ello, la maravillosa experiencia de redescubrir esos lúgubres lugares, desbordantes de paz y particular armonía, actualmente son una muestra tajante de la velocidad que rueda nuestra sociedad y de la devaluación que conlleva el frenetismo del consumismo desmesurado.

Admito que de una forma extraña existe un vínculo entre mi persona y estos recónditos espacios aislados de mi provincia, esclavos del pasado y verdadero reflejo de la penitencia que cargamos todos los españoles.

Cuando yo abandoné mi ciudad, en parte por las consecuencias de la crisis, mi ciudad ya había abandonado alguno de estos lugares por exactamente los mismos motivos. Sin embargo, fue solamente al volver, cuando me di cuenta que mis recuerdos nunca se habían olvidado de ellos. Es más los tuve presente sin darme cuenta.

Es precisamente ese frío silencioso que siento una vez allí dentro, perenne en cada rincón y solamente corrompido por el crujir de mis pisadas y el clic de mi cámara, el que me evoca una añoranza por los recuerdos de mi infancia y una especie de soledad que me acompañaron durante gran parte de mi exilio. Quizás por eso tengo la sensación de haber vivido durante tres años y pico bajo esos techos. Es como si al irme de Cádiz, mis sentimientos se hubieran mudado allí mientras yo iba persiguiendo mi futuro.

 Donde el ruido familiar desaparece y la memoria me retiene. Donde lo superfluo desvanece y en basura se convierte.
Donde el futuro resplandece y mi voluntad me enaltece.
Donde el tiempo se detiene y la soledad comparece.
Todo lujo desaparece.
Me entristece,
A la vez que me enardece.
Como si pareciese que yo solo allí estuviese.
Como si el suelo vibrase y al caminar resbalase.
Como si el sol pereciese y la oscuridad me temiese.
Como si el frío me arropase y mi alma engrandeciese.