Buscando visa para un sueño

24 de mayo | Por

Un día, así como si hubieras estado siempre ahí, así como si siempre hubiera estado esperando a que llegaras, me veo inmersa en uno de los proyectos soñados de mi vida, el cual, realmente, nunca pasó por mi cabeza hacerlo realidad hasta que tú me hiciste creer en él.

Parar, mirar, reflexionar, curiosear, mezclarnos, alejarnos y acercarnos serán las próximas obligaciones de nuestra ruta; parar nuestra rutina, mirar el mundo de cerca, reflexionar de nuestro mundo de lejos, mezclarnos con los diferentes mundos curioseando en ellos, alejarnos en el mapa acercándonos entre nosotros a todo lo más  del mundo, en definitiva, dejarnos llevar por el espíritu de elserviajero.

Cuando tu rutina es tener un sueldo al mes, del que dependen unos gastos basados en unas necesidades a las cuales te has acomodado, y tu tiempo está perfectamente repartido entre tu trabajo y tus seres queridos es imposible decir no a tu querida y a la vez cansada rutina.

Cuando como médico estás en un tren que no para en estaciones ni baja el ritmo, ya sea para desconectar de ¨lo grave¨, pasear sin el miedo o permitirte ser un paciente más, no te atreves pensar que en la vida también puedes hacer lo que quieres y no sólo lo que debes.

Hasta que SI, tras repetidas y maravillosas conversaciones con la persona que te hace ver en los miedos, desafíos, en los sueños, realidades y en la vida, infinidad de proyectos que realizar, dejas a un lado el miedo a no cumplir con tu obligación y cumples con la obligación de hacerte feliz y ese día, que decidí unirme a ese proyecto, ese día, después de unos años, volví a ser yo.

Tras estudiar las posibilidades que tenía para un permiso laboral, entre ellas estaba el convencer a mis superiores que un permiso sin sueldo no es sólo para candidatas a baja maternal y, tras convencerme al final él a mí y salir del despacho de mi jefe con un SI como respuesta, comenzó la parte que más disfruto de un viaje…. Los preparativos …. Y los de este… duran casi como el viaje o mucho más.

Tocaba repartirse tareas, entre Bernay y Cádiz, estudiar sitios, pensar proyectos, preparar vacunas, seguros, equipajes e itinerarios…..con nuestro plan A plasmado en un mapamundi colgado en la pared del despacho de Bernay ya podía sentir que fuiste, eres y siempre serás mi mas bonita casualidad.

Este primer post va dirigido al culpable de mi suerte de pertenecer a este proyecto.

Escrito en: La historia

Mostrar comentarios (0)