Día 1 y 2 | Ciudad del Cabo

10 de agosto | Por

“Hold fast your dreams for if dreams die. Life is like a broken-winged bird that cannot fly”
Langston Hughes
El viaje fue como la seda, despues del fieston de despedida y de lo poco que dormimos dias antes, nos pasamos los dos aviones descansando, durmiendo y leyendo tan agustito. “El factor humano”, libro sobre Nelson Mandela que nos tiene enganchadisimos y emocionados con conocer en vivo su historia. Con Ethiopian Airlines, ambos vuelos muy agradables. Llegamos a Ciudad del Cabo donde nos esperaba una tarde soleada de invierno y un sudafricano muy simpático que nos llevaría hacia nuestro 4×4 ya reservado desde España. Sacamos dinero sin problema con la tarjeta EVO y fuimos a la oficina a hacer todo el papeleo del coche… El coche es UNA PASADA!
_DSC0898
Como estábamos muy cansados y ya era tarde, decidimos quedarnos en un pequeño hotel llamado The Fritz en Gardens y allá fuimos con nuestro coche conduciendo por la izquierda como los ingleses y yo de copiloto pesada en mi línea, viendo peligros en la carretera por todas partes. Con el hotel triunfamos (me recordó a mi cuñada Moni, que tanto le gustó Palmeras en la nieve) es de un suizo llamado Arthur que nos dio la bienvenida al día siguiente en el desayuno tipo buffet y nos preparó unos huevos con bacon muy ricos (48 euros incluyendo el desayuno).
Ese día nos despertamos prontito en plan agonías. Sin tiempo para ver todo lo que queremos y estudiando un poco el mapa, decidimos dar una vuelta general a Cape Town y pasar dos días antes de empezar nuestro road-trip. Normalmente te proponen como paradas obligadas el jardín botánico de Kirstenboch y el recorrido vinícola de Constantia. El jardín es el sexto mas bonito del mundo y es patrimonio de la Unesco, y el vino de Sudáfrica tiene prestigio internacional y ambos eran planazos pero nos decantamos por visitar la zona del Cabo que nos acercara un poco a la historia de Mandela, los Townships de Houte Bay. Primero hicimos parada en el museo de District Six y pudimos ver como vivieron los sudafricanos de color durante la época del apartheid antes de que presidiera Mandela.
_DSC0749
Houte Bay es una zona del Cabo donde conviven pobres y ricos casi pegados unos con otros. Es decir, zona de casoplones de adinerados junto a chabolas bajo condiciones por debajo del umbral de pobreza. La visita a por esta township es con guía. A nosotros nos tocó una chica residente de allí, encantadora. Pudimos ver las casas en su interior, ademas de la guardería, colegio, iglesia, oficina de internet gratuita para jóvenes que tienen inquietud de aprender. Tanto el hombre del aula de informatica con ella nos transmitieron la lucha de esa gente por tener un techo y oportunidad de trabajo. En la escuela pudimos estar un rato con los niños que te derriten con su alegría y sus sonrisas.
El paisaje por el Cabo es impresionante, todo verde rodeado de montañas y vegetación destacando la Table Mountain, séptima maravilla del mundo. El clima es impredecible y puede pasar de calorcito agradable a viento frío y lluvia torrencial como la que nos terminó cayendo a final del día. Por la noche visitamos Camps Bay y Seapoint, aprovechamos para comer una fishburger (pon el orecio), hacer unas fotos y de paso dar de comer a alguna foca :). Luego Marcos pudo recrearse con su cámara con la puesta de sol, y yo feliz aunque con mucho frío, porque suendo sincera, ¡me esperaba menos!
_DSC0874
Pasamos por Greenpoint, donde pudimos contemplar uno de los estadios del mundial de futbol 2010 y terminamos en Waterfront, un sitio encantador lleno de tiendas, música en directo y restaurantes. Nosotros elegimos un restaurante griego donde pudimos probar pescado local junto a una fresca cerveza Castle y la verdad es que la atención fue exquisita. Como de costumbre.
De nuevo el día se nos quedo cortísimo y antes de llegar al hotel aprovechamos para hacer compra de prendas para el frío extremo al cual no vengo nada preparada y menos para dormir a la intemperie. Por eso al encontrar una tienda especializada en camping y safari, me equipé hasta las trancas. Después hicimos parada en el supermercado para llenar de provisiones el que está siendo nuestro hogar estos primeros veinte días de nuestra vuelta al mundo ?.

Escrito en: La historia, Vero

Mostrar comentarios (0)